Rescata a tu niña interior

Blog_RescataNina

El principito tenía sobre las cosas serias ideas muy diferentes de las ideas de las personas mayores.

Antoine de Saint-Exupéry

¿Cuándo cambió tu idea sobre las cosas serias? ¿Cuándo dejaste de mirar con el corazón y se iluminó tu rostro con las cosas sencillas?

Nuestra niña interior espera que la rescatemos del olvido. Se merece saltar charcos, jugar con la arena, mecerse con las olas, reír a carcajadas, embelesarse con una flor, soñar mirando las estrellas y creer que todo es posible. ¿Cuándo vas a rescatarla?

Principito

Rescatar a tu niña interior es un gran viaje, quizá el más importante de tu vida. Puedes empezar en cualquier instante. El primer paso es reconocer que tu niña existe en algún lugar dentro de ti y estar atenta a sus señales.

¿Alguna vez te has enojado por algo que a tu mente adulta le parece pequeño, pero a tu corazón le resuena como muy grande? ¿En alguna ocasión han dañado a tu ser querido y has sentido que algo dentro de ti se partía en dos? ¿Te has sentido muy sola y desamparada hasta el punto de no poder sostenerte por ti misma? ¿Y qué me cuentas de tu dolor?, ¿alguna vez te ha sobrepasado hasta convertirse en sufrimiento?

Apuesto a que muchas de tus respuestas son afirmativas y en ese caso es tu niña interior la que se siente enojada, sola, abandonada y dolida. Todas hemos pasado por momentos así. El dolor que eso conlleva puede ser grande y el deseo de que ese dolor se vaya deprisa, también.

Cuando te suceda, párate por un momento, respira y trata de no dejarte sobrepasar por tus emociones, simplemente obsérvalas, ¡tienen tanto que contarte! Cierra los ojos y mírate. ¿Cuántos años tienes en esa imagen?, ¿siete, diez, catorce? Imagínate de adulta delante de tu niña interior y espera que se acerque. Cuando lo haga, agudiza tus sentidos y pregúntale ¿qué necesitas?, ¿en qué te puedo ayudar? Observa cómo se siente tu niña interior y dale lo que te pida en ese momento, puede ser que quiera un abrazo, que le digas lo hermosa que es, lo muy orgullosa que te sientes de ella; quizá quiera jugar contigo o que la disculpes por algo que cree no haber hecho bien. Sea lo que sea, muéstrate amorosa y compasiva con ella.

mother-and-baby-2334628_640

Tómate todo el tiempo que necesites y una vez que tu niña interior sonría y se sienta recompuesta mírala a los ojos e imagina que se convierte en una energía luminosa de un bello color, el que tú elijas. Respira profundamente esa energía y dale un bonito lugar en tu cuerpo.

Acabas de rescatar a tu niña interior del olvido. Puedes hacerlo cuantas veces necesites. Poco a poco irás incorporando esos pedacitos de ti que se perdieron en algún momento de tu infancia. Ahora tu niña interior se pasea más sana dentro de ti y puede que te rías por todo y por nada, que agradezcas que hoy llueve para caminar sin paraguas y sentir la lluvia sobre tu piel. Es posible que cuando mires a la gente pasar sólo veas a niños disfrazados de adultos serios… y en ese instante te apetezca hacer algo realmente importante, irte a la playa a mecerte con las olas y decirte a ti misma que te mereces soltar las cargas que no te corresponden, que a partir de hoy vas a cuidarte y a amarte como nunca antes lo habías hecho.

couple-2714254_1280

Con amor,

Cristina Cano, Mujer Medicina, Psicóloga en www.centrocamael.com

cristina@psicologiacano.es

 

Comentarios

Comentarios