Los Círculos de Mujeres, una experiencia sanadora

Los Círculos de Mujeres, una experiencia sanadora


Círculo Sagrado Femenino “Mujeres Medicina”, Los Cabos, B.C.S., México

El Círculo de Mujeres es un espacio de sanación íntimo y sagrado donde las mujeres nos reunimos para apoyarnos, compartir lo que hay en nuestro corazón, para hablar sobre nuestras emociones, cualquiera que estas sean. Es un lugar donde nos dedicamos un momento para escucharnos las unas a las otras, un lugar donde podemos compartir con seguridad y sin miedo a ser vulnerables, alejadas de los juicios y las críticas; sobre todo, el Círculo de Mujeres es el lugar donde nos sentimos cuidadas y contenidas por otras mujeres.

La sororidad, es decir, la solidaridad entre mujeres, es nuestra bandera. Lo que conseguimos dentro del Círculo es recuperar la feminidad a través de aceptar nuestro cuerpo y entender todos los beneficios que nos da la menstruación; así, al conocer nuestros ciclos y sacar el mayor provecho a cada uno de ellos, podemos ser más creativas, productivas, sensuales, amorosas e introspectivas.

woman-1300984_640

En algunas culturas o religiones que son dirigidas principalmente por hombres nos han hecho creer que la menstruación es una desventaja, y en algunos casos las mujeres son aisladas durante el periodo; sin embargo, lo que ellos ignoran es que el alejarnos es la mayor bendición y regalo que nos pueden hacer, ya que con esto es mucho más fácil escucharnos y ser conscientes de la conexión que tenemos durante nuestra Luna (periodo menstrual). El retiro nos facilita alejarnos del ruido exterior, recibir y entender los sueños y mensajes que nuestra Diosa Interna nos envía: conseguimos una mayor aceptación de nuestro rol en el hogar, en la familia y en la sociedad, y nos permite encontrar un equilibrio entre lo sagrado femenino y lo sagrado masculino.

No hay círculos iguales, hermanas van otras vienen, la puerta siempre está abierta para la que desee llegar. Existen reuniones donde los temas a tratar son exclusivamente sobre menstruación, la siembra de Luna, los 13 Rezos de la Luna; cada quien comparte lo que la Luna en turno le mostró, es un trabajo espiritual y de energía.

Algunas veces nos reunimos para rezar por alguna hermana que va a dar a luz, que se va a casar, está pasando por una separación; en otras ocasiones también la acompañamos para sembrar la placenta de su recién nacido, con cantos, rezos, ofrendas de flores y semillas a la madre tierra.

girl-573994_640

En los Círculos de Mujeres existen reuniones donde simplemente nos sentamos a crear y a compartir, a confeccionar, a peinarnos, maquillarnos, a cocinar; a sembrar un huerto, intercambiar recetas, tomar café, o compartir los alimentos. Sabemos que en todo momento debemos ser discretas y muy respetuosas de lo que ahí se comparte. Fraternidad, hermandad, entendernos como mujeres; ayudar, guiar a las nuevas generaciones, volvernos conscientes y trasmitirlo a nuestras hijas, hermanas, sobrinas, amigas, es la meta primordial de las reuniones entre mujeres cómplices que pertenecemos a un Círculo.

El trabajo de espejos es la parte más fuerte e importante en un Círculo de Mujeres, aquí es donde está la clave del aprendizaje. Recordemos que somos cíclicas y estamos viviendo una fase distinta de nuestra Luna, por lo tanto, las emociones y expresiones siempre serán distintas, al igual que los puntos de vista, ritmos y enfoques. Si te ves reflejada o proyectada con alguna hermana en sus vivencias, experiencias o actos, lo recomendable es meditarlo en silencio y así evitar engancharnos o tomarnos de forma personal el proceso de sanación de cada una de nuestras hermanas.

alive-934671_640

En los Círculos de Mujeres no existen las jerarquías, llegan mujeres con diversos conocimientos: parteras, amas de casa, ejecutivas, tarotistas, chefs, reikistas, astrólogas, terapeutas, masajistas, madres, abuelas, pintoras, yoguis, artistas, danzantes, maestras… Todas y cada una llenas de sabiduría, verdades y experiencias.

Pertenecer a un Círculo de Mujeres es un compromiso que se debe llevar con mucho amor, paciencia, empatía, compasión y, sobre todo, se debe tener muy presente la sororidad, es decir, no se trata de competir sino de compartir, nadie está arriba o abajo, esto es un Círculo. Nuestras opiniones personales quedan a un lado, todas las mujeres de todas la edades, sin distinguir culto, religión, estatus social o preferencias políticas, ya sean amigas, hermanas, hijas, tías, primas, madres, vecinas, compañeras, todas son bien recibidas.

Autora: Patricia Villa. Mujer Medicina

Comentarios

Comentarios