La influencia de mi padre en mi relación conmigo misma y con el mundo

FB_InfluenciaPadre

El padre representa el mundo. La madre, la prosperidad. De nuestra relación con nuestro padre es como vivimos, experimentamos y entramos al mundo.

Algunas somos desafiantes, “nos le ponemos al brinco” a la vida; otras nos sometemos porque la fuerza masculina fue tan agresiva que nos aplastó.

Nos es difícil comprender la fuerza masculina como una fuerza que nos lleva por el mundo, normalmente la vivimos como una agresión y abandono porque es lo que se ha grabado en nuestras células, es la información que traemos de generaciones.

Sin embargo, la conciencia puede llevarnos a resignificar esto.

pexels-photo-853408

Soy la segunda de cuatro hermanos, dos hombres, dos mujeres. Un padre buen proveedor, con una capacidad intelectual poco común, muy claro en el papel convencional de ser hombre y ausente, como muchos. La vida en mi familia cuando era niña giraba alrededor de él. Eso y sentir que mi mamá prefería a mis hermanos en algunas situaciones, es decir, que no siempre era equitativa, me llevaron a sentir dos cosas al mismo tiempo:

Yo no soy igual a ellos (y decidí tratar de ser mejor).

Y otra,

 Los hombres consiguen muchas cosas sólo por ser hombres (lo que me llevó a competir).

Esto no solo me generó conflictos con mi padre y mis hermanos, sino con el mundo. Tan fácil como por querer entrar al mundo desde un lugar equivocado, es decir, desde lo que no era. Me llevó a ser exitosa muy rápido, puedo decirte que pocas cosas se me atoran, estoy orientada a dar solución a lo que sea que se me presente, pero… también me llevó a que mis expectativas con relación a los hombres siempre eran muy altas, por el hecho de competir con ellos… Tenían que ser mejores que mi padre.

Yo realmente admiraba a mi padre, hasta que mi mamá se dio cuenta de que él tenía otra relación y le pidió que se fuera de la casa. Ella se lo pidió un día que no estábamos ni mis hermanos ni yo, y él nunca jamás volvió. Nunca lo volví a ver hasta en su lecho de muerte, años después de que salió de la casa.

El día que yo me enteré de lo que había pasado, mi mundo se derrumbó. Mi seguridad se fue junto con mi padre.

proteccion

Quiero que sepas que no quiero juzgar la relación entre mi padre y mi madre, ve tú a saber qué pasó entre ellos, además de que no es el tema hoy.

Pero a mí se me cayó el mundo en pedacitos, y por alguna extraña razón me sentí avergonzada por ser hija de alguien que no había podido mantener lo que nos había enseñado. Entonces yo empecé a ocultarme.

Al irse mi fuente de seguridad me sentí insegura conmigo misma y me sentí amenazada por el mundo.

Esta sensación no me impidió que me fuera bien… en ciclos, cualquier lugar al que yo llegara o cualquier proyecto que yo emprendiera me iba bien muy rápido y después fracasaba. Hasta que muchos años después, en un proceso personal, me dí cuenta de que el día que mi padre había desaparecido de mi vida yo lo había “enterrado”, con todo lo que sí me había dado. Estaba negando la mitad de mí misma.

Al hacer un recuento de lo que sí hizo y de lo que sí me dio; al darme cuenta de que sí estuvo a su manera y de que hizo lo que pudo con los recursos que tenía (era el último de 10 hermanos, criado por una hermana mayor, abandonado en un internado, con una madre que lo usaba para sus propios fines, con un padre ausente) hizo mucho… pienso.

Y la parte que me heredó, más evidente para mí, es lo que ahora me salvó de una relación tóxica, de abuso emocional y psicológico. Esa parte tan criticada y amenazante de mí para los demás – mi inteligencia y mi razonamiento lógico – me mantuvo cuerda, y hoy me permite ayudar a otras mujeres enredadas en relaciones de este tipo.

razonamientologico

Una de las recomendaciones cuando una mujer se encuentra en una relación tóxica es:

Sé objetiva, apégate a los hechos.

Esa parte de mí… mi padre, nos salvó a mis hijos y a mí.

Y esto fue así porque pude reconocer a mi padre a través de mi mirada, no a través de la mirada de mi madre herida.

Mis hijos no lo conocieron, nacieron muchos años después de su partida. Hace unos días mi hijo estaba escribiendo una partitura y me preguntó por el nombre completo de mi padre, se lo dí y le pregunté para qué quería eso y me respondió:

Es que voy a dedicarle esta partitura.

Yo me fui para atrás cuando me dí cuenta de que era una de las piezas de música clásica favoritas de mi padre. Siempre se hace presente ¿sabes? De una u otra manera.

Nuestra fuerza para triunfar en el mundo proviene de aceptar a nuestro padre con lo que sí fue, lo que sí hizo, viéndolo como él grande y nosotras pequeñas.

Es  común cometer el error de ver a nuestro padre a través de los ojos de nuestra madre y esto nos lleva a perder fuerza, a dejar de lado la mitad que nos sostiene en este mundo.

Que tu sabiduría de mujer abra tu corazón para entender lo que tengas que entender, reconocer y tomar de tu padre, porque es tu puerta al mundo.

caminolibre

Con amor,

Yanikua Morrison, Mujer Medicina en “Blog Recupérate”

Comentarios

Comentarios