La fase de “La Madre”, acompañada de Esencias Florales, 2a parte

La fase de “La Madre”, acompañada de Esencias Florales, 2a parte

centaury-940360_640

La pasada luna llena indagamos acerca de las esencias florales que nos ayudaban a integrar de mejor manera el arquetipo de La Madre en nuestro ciclo menstrual.

Cuando las mujeres iniciamos nuestro periodo de ovulación en nuestro ciclo menstrual o  cuando estamos cicladas con la fase de la luna llena, es visible que tenemos mayor energía, dispuesta no solo para nutrirnos a nosotras mismas sino también a nuestros seres queridos; es un momento en donde se exaltan las energías y fuerzas creativas dadoras de vida. Es un buen momento para conectarnos con la fuerza de vida que impera en esta fase de nuestro ciclo menstrual.

Mariposa Lily, Corn y Chicory son esencias florales que de diferente manera nos acercan con la fuente nutriente, amorosa y femenina de la energía de La Madre. Sin embargo, hay un gran repertorio de esencias florales que nos ayudan a erradicar vicios de un modelo cultural mal aspectado de este arquetipo.

En Latinoamérica es fácil identificar un arquetipo de La Madre desde una posición sumisa por una excesiva complacencia ante las demandas de los hijos. Mujeres que a lo largo de diversas generaciones han tenido un lugar secundario, poco valorado y en donde más que nutrirse a sí mismas están al servicio desmedido de cubrir las necesidades de sus seres queridos.

common_centaury_by_floramelitensis-d76p8hdEn este sentido, la esencia de Centaury, nos ayuda a aprender a poner límites sanos, principalmente con personas que ostentan autoridad.

Apoya a las mujeres que son muy complacientes, que buscan la autovalidación a través de los demás; a quienes confunden el amor y servicio, con la falta de firmeza y sometimiento.

Por tanto, esta esencia ayuda a nutrirnos desde el reconocimiento de nuestras propias necesidades.

Una mujer que integra su arquetipo de La Madre irradia fuerza y vitalidad al hacerse responsable primeramente de sus propias necesidades.

spring-2248047__340Pine es otra de las esencias florales de gran ayuda para desintoxicar la culpa ancestral que se propaga de generación tras generación.

La auto desaprobación, el auto reproche, la autocensura, el auto rechazo, el remordimiento, la inadecuación, y el énfasis del error desproporcionado, son evidencia de una infancia carente de amor y estima de la figura materna.

Desde estas emociones es difícil integrar las fuerzas nutrientes para sentirse capaz de nutrirse a sí mismo y a los demás. Esta esencia floral nos ayuda a desarrollar el perdón, nos da la pauta para nutrirnos a nosotros mismos en vez de rechazarnos

pomegranate-219754__340Finalmente, Granada es una esencia floral que nos ayuda a desarrollar e integrar las fuerzas creativas femeninas para materializar  indistintamente hijos o proyectos. Muchas veces a cierta edad surge en la mujer la confusión de hacia dónde dirigir la fuerza amorosa característica de La Madre: hacia la profesión o hacia la gestación biológica.

En esta confusión y dualidad la mujer se siente en tensión y muchas veces vive este proceso de una manera antagónica. Con la ingesta de Granada la mujer sintoniza con la Madre del Mundo, esa capacidad natural que tiene para conectarse “con la Madre-Espíritu del Amor en todo lo que da al mundo.”

Estas esencias florales nos ayudan a reconocer e integrar de una mejor manera nuestro arquetipo de La Madre, erradicando falsas creencias que se nos inculcaron desde pequeñas acerca de este rol.

Colaboración de: Gabriela Zamarripa, Terapeuta Floral y Moon Mother en Florecer en Femenino#MujerMedicina

Comentarios

Comentarios