“Fin de Año: Recogimiento interior. La Medicina del adiós”

“Fin de Año: Recogimiento interior. La Medicina del adiós”

anton-darius-sollers-271293

Si pensamos en el ritmo anual de las estaciones con su ciclo cambiante, nos damos cuenta del eco de sus cambios que también percibimos en nuestro interior.

Así, en el otoño la temperatura baja, poco a poco el sol, (el fuego interior) también comienza a refrescarse. Se desprenden las hojas secas de los árboles, soltando lo que ya ha cumplido su propósito. El alma se prepara para soltar, dejar ir y permitir que el invierno con su frío nos lleve hacia dentro, hacia el interior, relajando el ritmo ajetreado que nos invita a hacer una pausa en el núcleo, en nuestro corazón.

Entrar en ese espacio, en silencio, haciendo una pausa en la que el aire que entra limpia y el aire que sale se va llevando las partículas invisibles de eso que ya no es. Que terminó.

Estas dos estaciones del año, otoño e invierno, nos llevan a cerrar un ciclo en nuestras vidas. Un ciclo en el que quizá perdimos amores, un trabajo, un proyecto culminó, o simplemente el propósito de algún tema en nuestra vida ha concluido. Cualquiera que sea el tema, la vida nos invita y nos guía a seguir adelante, no sin antes hacer esta pausa para contemplar en nuestro interior.

Briggitte Tohm


La invitación del alma es a soltar con amor y agradecimiento por las enseñanzas, perdonándonos a nosotros mismos por los errores que hayamos cometido. Porque incluso de las relaciones más dolorosas o difíciles quizá hayas aprendido sobre tu fortaleza, o sobre la necesidad de confiar en tu intuición. Al final todo sirve, todo enseña.

Dejar ir es la clave, permitir que muera lo que ya cumplió su ciclo. Esto es algo que acontece en la naturaleza, en nuestras relaciones, en la vida, y que nos induce y abre la puerta a nuevo aire, a nuevas experiencias.

Tememos dejar ir por el miedo o el pánico de que las cosas no sucedan, surge la resistencia al cambio por temor a la incertidumbre, a lo desconocido. Las resistencias son parte del ego que no nos quiere dejar crecer, pero el amor y la luz es siempre más grande y nos acompaña para poder realizar los cambios que nuestra vida requiere para mejorar.

Haz una pausa en tu interior y escucha los cambios que tu alma te pide hacer. Dichos cambios se manifestarán en nuevos propósitos que serán la fuerza, el motor para iniciar un nuevo ciclo, un nuevo año.

Solo recuerda, no tienes que hacer las cosas solo o por tu cuenta, el universo también participa haciendo su trabajo. Así que pide que el amor y la luz te acompañen a soltar y a realizar los cambios que necesitas para que tu vida mejore.

Y permite que tu fe sea siempre más grande que tus miedos…

frma

Colaboración de: Claudia Sánchez Musi, Mujer Medicina en Pacto de Amor

    

 

Comentarios

Comentarios