El alimento y lo sagrado en mí

FB_AlimentoYsagradomf

Somos lo que comemos

¿Cuántas veces no hemos escuchado esta frase durante nuestro día sintiéndonos culpables por el bocado que llevamos a nuestro templo?

¿Sabías que la culpa es la emoción de más baja frecuencia que puedas sentir? Ahora reflexionemos la cantidad de veces que alimentamos nuestro cuerpo con culpa.

 

La importancia de nuestra alimentación

A partir de la fecundación la alimentación tiene una parte vital en nosotros. La parte emocional y mental vienen a ser un alimento igual de suma importancia desde que estamos en el vientre de nuestra madre, es ahí donde iniciamos con una somatización de emociones en donde algunos niños y niñas nacen con un sobrepeso importante; tal es el caso de los bebés llamados buda, por un sobrepeso infantil desde el nacimiento debido a que vienen con un programa de protección hacia su madre en el que acumula grasa utilizada como aislante y protección corporal.

Si bien es importante nutrir nuestro cuerpo con una alimentación saludable y equilibrada también es cierto que el alimento no engorda por sí solo, es la emoción la que genera en nosotros un sobrepeso, aquellas improntas debido a un momento clave en nuestra vida, algunos quizá sin mayor importancia como el no encontrar a mamá por algunos segundos en casa y sentirme abandonado, y otros como verme en alguna situación de riesgo o ver a alguno de mis padres bajo amenaza.

photo-1521985497539-dcc8ee51c256

 

Alimentarse en relación a los padres

Los alimentos están relacionados con nuestro sagrado femenino y nuestro sagrado masculino. Si yo tengo conflicto con alguno de mis padres tendré cierta tendencia hacia algunos alimentos, ya sea de adicción o de rechazo, como podría ser una alergia.

En algún momento de mi vida tuve problemas con ciertos alimentos, era algo muy evidente; hoy puedo consumirlos sin tener un malestar notorio en mí, aunque por salud no los ingiero y los he cambiado por alimentos de origen vegetal y natural.

Cuando platicaba con mi madre sentía una necesidad de consumir alimentos altos en lácteos, algo preparado con alguna crema; después de que lo consumía me sentía fatal, me inflamaba y sentía gases. Los lácteos representan a la madre, la leche es nuestro primer alimento, el más importante que recibimos cuando nacemos. También se me dificultaba beber agua, relacionada con el líquido amniótico presente en la madre durante el embarazo.

En contraste, estaba mi necesidad de comer chocolate sin parar, al mismo tiempo que no podía evitar consumir pan, cualquier cosa que estuviera elaborada con harina. También tenía una alergia terrible al sol, me llenaba de ronchas y sentía que me faltaba el aire y no podía respirar, y cuando lo hacía este aire me quemaba, me dolían mis pulmones… ahí había un conflicto que resolver con mi padre. Tenía una necesidad de tener una relación sana con él, de sentirme protegida y resguardada. Esta necesidad o vacío lo llenaba con chocolate y alimento, mientras que el tema con la respiración se debía a una relación insana con él.

Cuando empecé a tener mejor comunicación con mi padre y sentí que él estaba ahí para protegerme la necesidad de este tipo de alimentos fue cediendo, el aire ya no me quemaba. Por otro lado, el aceptar la situación que tuve con mi madre me llevó a no sentir la necesidad de lácteos.

affection-1866868__340

 

Alimentos y elementos que representan a los padres

Tener un conflicto de rechazo hacia alguno de mis padres generará una tendencia a rechazar ciertos alimentos generando intolerancia, alergias o intoxicación. O bien, la carencia de afecto y la necesidad de atención, de ser reconocidos y de protección generarán una tendencia a necesidad, apego o adicción hacia estos mismos alimentos en la mayoría de los casos, aunque no es una regla general o estricta:

Madre: lácteos y agua / Luna y tierra.

Padre: pan, harina, chocolate /sol y aire.

 

¿Cómo puedo saber si tengo algún conflicto con mis padres desde mi alimento?

Observa tus patrones de alimentación. Nota si te alimentas de manera consciente y despacio, o si después de una plática con alguno de tus padres o si al pensar en ellos de pronto compras algún alimento en específico, tienes un antojo o simplemente vas al refrigerador y comes algo sin pensar. Identifica si sientes ansiedad hacia algún tipo de alimento.

 bread-2496500_960_720

Test: hazte estas preguntas en voz alta cuando sientas que algún alimento te causa algún malestar:

¿Cuál es la razón por la cual este alimento es rechazado por mi cuerpo?

¿Qué situación hace que mi cuerpo reaccione a este alimento?

Deja las preguntas al aire, evita mentalizar y en el momento menos esperado te llegará de golpe esa respuesta. Una vez que recibas esta respuesta respira y di en voz alta lo siguiente:

Acepto esta situación desde mi más profundo amor y agradezco poder liberarme de ella.

Puedes agradecer, bendecir, transmutar o alargar esta frase, lo importante es hacerte consciente para poder desbloquear estas improntas que están en tu sistema grabadas.

Disfruta tu proceso, honra lo sagrado que hay en ti, que nuestra única misión como las plantas es crecer.

Con amor,

Anais Herrada, Mujer Medicina,  instructora en Bindu Healing

Comentarios

Comentarios