¿Cómo nutrir nuestros proyectos?

FB_NutrirProyectos

Las mujeres somos “gestadoras” de vida, es un derecho divino que nos ha concedido la naturaleza. La Madre Tierra ha puesto su legado en nosotras. Nos ha elegido para tener una conexión más directa con la vida.  Cuando digo que somos “gestadoras” de vida, no me refiero solo a que podamos traer hijos a este mundo; me refiero a que tenemos un centro que nos da el poder de gestar cualquier proyecto que se nos ocurra, gestarlo y parirlo, para luego dejarlo ser.

Seguramente tú, al igual que yo, has creado con mucha ilusión y mucho mimo un nuevo proyecto, pero por miedo no lo has dejado salir. Déjame decirte hermana que eso que no dejamos salir no se esfuma ni se evapora, se queda ahí enquistado en nuestra zona pelviana/reproductiva, esperando a ser parido, esperando a conocerte en vida, esperando a que lo guíes.

Los miedos muchas veces nos paralizan, hasta tal punto que nos hace dudar y rechazar lo que habíamos creado con tanta alma: aquel proyecto que parecía perfecto para dejarle ver la luz del sol y de la luna, aquel proyecto que hacía sonreír a tu alma.

Permíteme que te haga una pregunta, ¿qué pasaría si parieras ese proyecto que has construido, y emprendieras en él? Ponte en la peor situación:

Imagina una piscina, a la que decides lanzarte sin mirar desde el borde si está llena o vacía. Tú tienes tantas ganas de tirarte…

¡Corre con mucha fuerza y lánzate! ¡¿Pero qué?! Si está vacía, no hay agua. ¿Qué haces ahora? Reposar para curarte del golpe, ¿verdad? Así, en cuanto estés con energías otra vez, le agregas agua y te bañas en la piscina que tantas ganas tenías, solo que esta vez has ganado experiencia y darás otro paso más antes de lanzarte.

Vale, ahora sí. Te lanzas, la piscina está llena, llenísima, y nadas y te lanzas una y otra vez, estás disfrutando de haber saltado nuevamente. ¿Y si te hubieras quedado con el miedo del principio? ¿Si no hubieras vuelto más a la piscina por miedo a volver hacerte daño? Amiga, estarías dejando de vivir por lo que ocurrió en el pasado y por lo que pueda ocurrir en el futuro, ¿cierto?

Pues así es como estamos nosotras en esta vida. Cautelosas, con miedo a lo que pueda ocurrir porque hemos tenido experiencias oscuras en el pasado, o quizá ni siquiera han sido nuestras experiencias, sino las de nuestra familia o personas conocidas, y hacemos de sus fracasos nuestros miedos.

Te voy a decir algo: mira y fija tu meta en personas que están donde tú quieras estar. No mires ni compartas tus ideas/proyectos con personas que no están en ese lugar, porque desde luego no conseguirás las palabras de aliento que buscas.

Mírate en el espejo, esa mujer hermosa que se refleja eres tú, y viniste a este mundo a conseguir lo que te propongas, desde el respeto y la armonía de tu ser. Sigue a tu alma, que es la que tiene las respuestas. Cree en ti, cree en lo que has creado. Y solo será desde ahí donde podrás presentárselo al mundo, desde tu fe y amor.

Vamos, no te quedes malgastando tu vida en algo que no alimenta tu alma. Decide vivir ahora, sea la edad que tengas, estés donde estés y sea cual sea tu momento económico… porque esto solo lo puedes cambiar tú.

Con amor,

Elena HerGon, Mujer Medicina y escritora en conectamujertierra.wordpress.com

 

 

Comentarios

Comentarios